09-01-2012

Podemos respirar tranquilos. El de hoy es el último programa dedicado a nuestra recurrente visitación del suicidio. Por ahora. Su tono es alegre, animoso, como no podía ser menos. Tragicómico quizás. Joan Capri hablando del suicidio, Yvonne Pereira transmitiendo mediúmincamente la voz de Castelo Branco, Umberto D y su perrito, Antonio Gamoneda con sus poemas, Jean Teulé y su tienda de los suicidas, Jacques Rigaut con la suya, Ana Cristina Herreros rescatando un cuento transilvano, Leila Guerriero perdida en la mortal Patagonia, Nick Hornby quitándose de “Frankie teardrop”, Les Luthiers mostrando los pormenores del Centro de Atención al Suicida, Enrique Morente nos acompaña a sentarnos sobre los muertos, y algunas otras cosas que nos llevan a cerrar por ahora este capítulo memorioso y meditabundo en el que aportamos algunas últimas reflexiones a vuelapluma como lemmings ajetreados… Nuestro empeño por adentrarnos en los textos transmitidos por los espíritus de los suicidas deberán esperar. Pero no demasiado. Ni siquiera en el bajo astral se queda uno para siempre. En adelante, al menos un tiempo, prometemos temas más ligeros. Aunque no olvidemos lo que dijo Antonio Escohotado en el programa (a través de unos fragmentos rescatados de la conferencia que dio en BCN en el 93): “Si no existiese la muerte, probablemente seríamos todos de Tele-5”.

Sin comentarios

Aún no hay comentarios.

RSS de comentarios

Disculpe, los comentarios están cerrados.